Rejuvenecimiento vaginal y rehabilitación de suelo pélvico; curiosa asociación.

el 7/11/2014 | Blog
rejuvenecimientovaginal

Muchas pacientes se quedan sorprendidas cuando les ofrecemos la rehabilitación de Suelo Pélvico como solución, única o asociada a cirugía, a su demanda de rejuvenecimiento vaginal. La sobredistensión vaginal se produce, en la mayor parte de los casos, como consecuencia de los partos vaginales. La vagina se queda flácida, muy dilatada, y las mujeres pierden sensibilidad y placer durante las relaciones sexuales. A todo ello se asocia, generalmente, una debilidad muscular del Suelo de la pelvis.

Las técnicas quirúrgicas habitualmente utilizadas van a consistir en recortar la vagina sobrante para estrechar el canal vaginal y recuperar su morfología previa. Este tipo de procedimientos pueden plantear un problema de dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales) por dos motivos: las cicatrices vaginales pueden ser dolorosas; la retracción cicatricial postquirúrgica puede condicionar un estrechamiento excesivo de la vagina, dificultando con ello la penetración.

Con el láser se pretende crear un entramado de líneas de cicatrización, que globalmente provoquen una retracción importante de las paredes vaginales. En esta situación, no resulta fácil calibrar la densidad del entramado necesaria para alcanzar el objetivo de retracción deseado, sobre todo si tenemos en cienta que dicha retracción va a variar mucho de unas pacientes a otras.

Pues bien, en este contexto tan incierto es donde introducimos la rehabilitación. La mayor parte de las mujeres que tienen vaginas amplias que quieren reducir, presentan también, como ya hemos explicado antes, una debilidad asociada en la musculatura de su suelo pélvico. Esta circunstancia contribuye a que se pierda mucha sensibilidad durante la penetración. En algunos casos, solo potenciando dicha musculatura vamos a conseguir el estrechamiento vaginal. En otras muchas mujeres, lo que buscaremos será una reducción moderada del tejido vaginal sobrante, sin llegar a apurar. El objetivo será reducir suficientemente el diámetro vaginal, evitando el riesgo de dejar una canal excesivamente estrecho. Posteriormente, con rehabilitación completaremos el resultado.

Un objetivo secundario, pero también importante, es que, al potenciar la musculatura del Suelo de la Pelvis y conseguir un control voluntario sobre la misma, se mejora la calidad de las relaciones sexuales.  10