Innovaciones en la cirugía láser de próstata.

el 4/03/2014 | Blog
Laser_prostata

Desde hace varios años estamos utilizando la técnica láser para tratar la hiperplasia prostática benigna. A lo largo de este tiempo se han ido introduciendo muchas novedades: han ido surgiendo diferentes tipos de láser (verde, rojo, tulio, etc.); se ha ido incrementando la potencia de los equipos; se han desarrollado diferentes técnicas quirúrgicas (fotovaporización, enucleación, fotorresección); etc. La última vuelta de tuerca ha sido el desarrollo de la técnica de fotorresección de próstata, a baja temperatura, con láser de Tulio. Esta técnica consiste en recortar la próstata en pequeños fragmentos que se extrearán a través del endoscopio quirúrgico, de manera semejante a lo que hacemos con la resección transuretral convencional. Las principales ventajas de este nuevo procedimiento son:

  • Es posible abordar próstatas de gran tamaño. Al irse recortando fragmentos o “virutas” de tejido prostático en lugar de ir vaporizandolo, el rendimiento quirúrgico es mucho mayor. Para un mismo tiempo, la cantidad de tejido que hemos conseguido eliminar es mucho mayor con la fotorresección que con la fotovaporización. De esta forma, se tarda menos en la intervención y se pueden tratar próstatas más grandes.
  • Se consiguen fragmentos de tejido que resulta posible analizar desde un punto de vista histológico
  • Se reduce la dosis total de energia necesaria para eliminar la próstata, lo que implica una disminución de los síntomas irritativos que aparecen tras la intervención.

A estas ventajes, se se suman las propias de la cirugía láser: disminución del riesgo de sangrado y de complicaciones; rápida recuperación; mínimo tiempo con sonda; alta en 24 h, etc.

El nuevo equipo láser de Tulio, disponible en Instituto Urológico IGB, permite fotovaporizar cuando sea necesario y fotorresecar cuando se necesite recortar un mayor volumen de tejido prostático, aumentando su versatilidad y posibilidades terapéuticas.