¿Es necesaria la rehabilitación de suelo pélvico tras el embarazo y parto?.

el 11/02/2014 | Blog
Funci_n-del-suelo-p_lvico-en-el-parto

La respuesta a esta cuestión es sencilla: SI es necesaria la rehabilitación de suelo pélvico (RSP) tras el embarazo y parto. Pero trataré de argumentar esta afirmación:

Se han realizado multitud de estudios y trabajos tratando de demostrar la eficacia de la rehabilitación del suelo pélvico para prevenir y tratar la incontinencia urinaria y el prolapso de órganos pélvicos. La mayor parte de los mismos han demostrado su efectividad con mínimas complicaciones y efectos secundarios. Por desgracia, carecemos de estudios a largo plazo para poder estimar realmente el impacto que los programas de prevención pudieran tener. En la actualidad hay varios trabajos serios desarrollándose en este sentido, cuyos resultados se conocerán dentro de algunos años. Con las evidencias actuales podemos afirmar que la RSP ha demostrado su eficacia para corregir los problemas de incontinencia urinaria, prolapso y percepción de debilidad en la musculatura pélvica tras el embarazo y parto, pero no disponemos de datos fiables para estimar su capacidad para prevenir estos mismos problemas a largo plazo.

En segundo lugar, debemos de tener en cuenta que la mayoría de los paises desarrollados de nuestro entorno, ofrecen, de una manera rutinaria, la realización de programas de rehabilitación específicos. Paises como Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Reino Unido, etc. recomiendan y facilitan el acceso a este tipo de terapia a todas la mujeres durante el embarazo y tras el parto. El país con mayor tradición en este sentido, sin duda, es Francia, donde la rehabilitación de suelo pélvico es un elemento fundamental en el cuidado perinatal de la mujer. Parece lógico que si se dedican tantos recursos para este tipo de terapias, es porque están sustentados sobre datos que certifican su eficacia.

En tercer y último lugar, en mi experiencia personal de más de 20 años trabajando en este campo, he podido comprobar como aquellas pacientes que habían completado un buen programa de RSP tras el parto, presentaban un tono y una potencia de su musculatura mucho mayor que las que no lo habían hecho. Además de una mayor potencia muscular, estas pacientes tenían una menor incidencia de incontinencia, prolapso y sensación de pesadez vaginal.